Sandwich crujiente de anchoa con chutney de tomate y pistachos

About This Project

Eliminar los bordes de la rebanada de pan de payés (reservarlas para otras preparaciones: picaduras, “migas”, romesco …) estirar bien la miga con un rodillo de pastelería. Colocar los filetes de anchoa sobre la miga de pan y cuadra-con un cuchillo de forma que el pan quede del mismo tamaño que la anchoa, reservar.

En una cazuela cocer las semillas de tomate, el azúcar y el vinagre de manzana (al gusto) hasta obtener una compota fluida (se puede aromatizar con hierbas).

Descabezar con un cuchillo los pistachos.

En una plancha de cromo o sartén antiadherente a fuego fuerte marcar los filetes de anchoa del cantábrico de Perelló por el lado del con un poco del aceite de la conserva. La operación tiene que ser rápida, el objetivo es que se tueste el pan y quede crujiente, a la hora éste queda adherido a la anchoa. pero se debe evitar que se queme o que el filete de anchoa se cueza (en este caso subirá la concentración de sal de la anchoa y no se podrá comer). Cortar los sándwiches a la mitad poner dos por plato con unas lágrimas de chutney de tomate y unos pistacho descabezados alrededor.

Ingredientes para 4 personas

10 gr de pistachos
8 filetes de anchoa del cantábrico Perelló
50 gr. de azúcar
q.s de vinagre de manzana
200 gr de semillas de tomate
2 rebanadas de pan de payés

AUTOR:

Receta de Gorka Barahona, chef del restaurante Can Rafel